12 dic. 2011

Del amor a la violencia...



Hace pocos días sucedió algo que me dejó indignada, sorprendida y consternada; también me hizo pensar cómo es que puede existir este tipo de personas.

Eran cerca de las 4 am y un grito envuelto entre sollozos perturbó mis sueños, parecía que el alma se le escaparía con cualquier sollozo desgarrado que dejaba escapar. Traté de ignorar tan estremecedor ruido y me envolví por completo en las cobijas para tratar de volver al mundo de Morfeo; lo que vino después me llevó a levantarme de un salto y husmear un poco entre la cortina: "No me digas amor, no soy tu p#$%& amor, entiende!!" y enseguida un golpe seco sobre la mejilla de alguien. Husmeando entre la cortina, más por saber quién y por qué de esa manera interrumpía mis sueños, me percate que el joven doctor que vive frente a la humilde casa de esta escritora tenía una riña en la sala de su casa con, quién parecía ser, su novia; ¿que cómo lo supe? la puerta estaba abierta de par en par, La chica de unos 21 años [máximo] tenía ambas manos sobre su mejilla derecha y lloraba hincada en suelo. Al parecer habían terminado, luego de una ofuscada batalla en la que él tipejo intentaba sacarla de su casa y ella trataba de hablar con él, la chica se dio por vencida y se fue. Me quedé pensando junto a la ventana cómo podía ser que un tipo que aparentaba (lo aclaro desde ahora sólo APARENTABA) ser tan serio, sin problemas, responsable, RESPETUOSO, centrado, maduro, había podido llegar al extremo de golpear a una chica que se encontraba en el suelo pidiéndole una simple explicación; más aún me sorprendió enterarme unos 20 minutos más tarde, que los padres de dicho individuo se encontraban en la casa y no habían hecho nada por detener a su "lindo querubín". Llegaron dos chicos (para esto estaba ya sentada sobre mi cama intentando asimilar la escena que casi acababa de presenciar) que tocaron fuertemente a la puerta de aquella casa amarilla, apareció el padre del doctor inexperto y le pidieron hablar con él, a lo que el experimentado y recto hombre, para mi sorpresa, respondió: "Mi hijo no tiene nada que habar con vagos y menos si tiene que ver con esa mujer" 

Me quede atónita (O.O!! si literalmente mis ojos hicieron eso) cómo era posible que en lugar de obligarlo a enfrentar sus responsabilidades lo protegiera, aun más que solapara el hecho de haberla golpeado. Se hicieron de palabras y se deslindo de toda responsabilidad insinuando que ella lo tenia merecido y agregó :"Díganle que no vuelva a pararse por aquí, puede irle peor"



Bueno!! mi sorpresa se transformó en enojo, rabia, ganas de desaparecerlo de la faz de la tierra. ¡¡Cómo podía decir eso!! Independientemente de que, en efecto, la chica había formado una "escenita" no era necesario llegar a tales extremos lo que más me desconcerto fue la actitud del papa y de la madre, ya por la mañana que volvieron a buscar al joven, negandolo.



Por padres como esos en el mundo existen hombres que se creen superiores y, cuando formen una familia, será lo más normal la violencia hacia su pareja...


Aun sigo preguntándome ¿en qué mundo vivimos?


El hombre que golpea a una mujer no es hombre, es pendejo; el hombre que solapa tal acto (aunque el pendejo sea su hijo) no es hombre, es mierda! ¬¬ No+!!!!
quizás esto sea algo intrascendente para much@s de ustedes pero de verdad chicos como él terminan siendo parejas y padres que violentan a su familia y ¿en donde está el problema? La mayoría de las veces esta en el núcleo familiar y las amistades... Si saben de casos así (o más extremos) en verdad DENUNCIEN!!!